La ética y la política

La ética y la política es la ciencia más práctica que investigan el modo correcto de comportarse los seres humanos que son capaces de decidir libremente sobre sí mismos. Siempre digo que mis principios y mi forma de pensar no puedo empeñarlas por dádivas o por siglas partidarias, muchos me cuestionan porque no comparto la forma vergonzosa de proceder de algunos llamados políticos corruptos y por entender que si un líder de un partido lo hace mal tenemos que silenciarnos y apoyar lo que viola nuestros principios éticos y morales como buen ciudadano y político. Yo jamás estaré de acuerdos con algunos partidos políticos que hacen de la corrupción como su buque insignia.

Siempre decimos que la ética y la política no son dos conceptos abstractos independientes el uno del otro. La ética y la política son dos dimensiones de una misma unidad. La ética nutre de principios, de valores, da un marco para la acción a la política. Por tanto una nutre a la otra, diría que la política depende de la ética. Quiere decir que la ética no es un concepto lateral, tangencial a la actividad política, muy por el contrario se trata de algo esencial.

Por eso imploro a los actores de la política que debemos salvarla. Hay que ser duros con aquellos que se apartan del camino correcto en la función pública, de quienes utilizan la política como trampolín para enriquecerse y sobre todo ser duro con quienes utilizan la política para denigrar a los demás. Yo veo la política como una herramienta de transformación, porque es una actividad noble y digna de la cual debemos sentirnos orgullosos todos los que la desarrollamos con honestidad.

Dejemos de lanzar acusaciones banales basadas en la falsedades, yo soy un hombre sin prejuicios ideológicos, no miro hacia atrás sino que piensa en construir un futuro diferente para mi país. Veo en la política la plataforma para lograr ese futuro. Yo me siento igual que la gente con una profunda decepción de los políticos tradicionales que hacen de la calumnias su mejor recurso.

La sociedad evoluciona y los tiempos han cambiado, la política de hoy no es como eran las de antes.  Creo que en esa evolución tenemos que ver una gran oportunidad para cambiar la forma de hacer política. Por tanto recuperemos la confianza en la política ya que a pasar de los años la hemos perdido, vamos a utilizar la política para llegar a una democracia que se defina como  sistema de valores, volvamos a la política de la decencia, dejemos ese odio que cargamos dentro y vamos a convertir la política como el verdadero arte de servir por el bien común, Aristóteles decía, vayamos a la política como “el arte del bien común”.

Por Becker Márquez Bautista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.