Hiroshima y Nagasaki, 75 años para recordar

El Lunes 6 de agosto a las 8.15 de la mañana el bombardero estadounidense Enola Gay lanzó la primera bomba ante Hiroshima, Dicho avión era un bombardero Boeing B-29 Superfortress que fue bautizado así en honor a Enola Gay Tibbets, madre de su piloto Paul Tibbets, el comandante Paul Tibbets lanzó las bombas en Hiroshima, hace hoy 75 años.

Los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki, fueron ataques nucleares ordenados por el presidente de los Estados Unidos Harry S. Truman, contra el imperio del Japón.

La mañana del 9 de agosto de 1945, se lanzó la segunda bomba atómica sobre Nagasaki. El avión B-29 Bock’s Car el cual despegó de la isla de Tinian rumbo a la ciudad de Kokura, objetivo inicial del ataque. El bombardero, pilotado por Charles W. Sweeney, llevaba en su interior una bomba atómica de plutonio a la que se había bautizado como Fat Man por su abultado aspecto.

Cuando Japón aún no había sido capaz de reaccionar ante lo de Hiroshima, Estados Unidos lanzaba esa otra bomba atómica sobre Nagasaki.

Dos minutos después de las once de la mañana, la bomba explotó sobre Nagasaki, repitiendo lo sucedido en Hiroshima, lo que contribuyó, junto con la Guerra Soviético-japonesa, a la rendición de Japón y el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Con estas acciones, entre 105 000 y 120 000 personas murieron (aproximadamente) y 130 000 resultaron heridas. Hasta la fecha, estos bombardeos constituyen los únicos ataques nucleares de la historia.

Se estima que hacia finales de 1945, las bombas habían matado a 166 000 personas en Hiroshima y 80 000 en Nagasaki, totalizando unas 246 000 muertes, aunque solo la mitad falleció los días de los bombardeos. Entre las víctimas, del 15 al 20 % murieron por lesiones o enfermedades atribuidas al envenenamiento por radiación.

Las dos bombas de Hiroshima y Nagasaki fueron detonadas en el aire, a cientos de metros sobre la superficie de la Tierra.
Como resultado, los depósitos radioactivos se dispersaron por el efecto de la nube creada por la explosión y sus efectos han perdurado durante años.

Por : Becker Márquez Bautista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.