Glorias pasadas y retos futuros del PLD

El PLD asume el poder en el año 2004 bajo la sombra de una espeluznante crisis económica, política e institucional, donde el gobierno de Hipólito mejía había devorado la clase media existente en país a otrora, dejando un saldo de más de un millón de nuevos pobres sin contabilizar los que ya habían. Luego de la reforma constitucional que el presidente Mejía promovió para habilitarse y con ello reelegirse por la carrera presidencial en medio de un vendaval de contratiempos nacionales, que dividió al poderoso y popular PRD Y que dio al traste con su derrota, el ascenso del Partido de la Liberación Dominicana se hizo indetenible, colocando el pueblo a Leonel Fernández como presidente nueva vez.


Con la llegada del Presidente Fernández y el PLD a dirigir las riendas de la nación dominicana en el año 2004, se logró estabilizar la crisis económica y financiera, se estabilizaron los precios de los productos de la canasta básica, se institucionalizó las ayudas sociales que el nuevo gobierno había creado, se crearon programas de becas internacionales para estudiantes meritorios sin importar el sexo, raza o color y se puso en marcha un ambicioso programa de construcción de obras de infraestructura distribuidas por todo el país, pero principalmente en la ciudad capital, que cambiaron para bien la cara de la República Dominicana y con ello, el PLD cierra en el año 2012 un ciclo de gobernanza dirigido por el Presidente Fernández, que a pesar de gobernar bien, recibió críticas por ser muy permisivo con los funcionarios que designó.


Con el PLD unido y convertido en el partido más grande de la República Dominicana, gana la presidencia Danilo Medina en el años 2012, se reelige en el 2016 y gana con un 62% la reelección para gobernar hasta el años 2020. En los ochos años de gobierno del PLD encabezado por el presidente Medina, hubo un salto cuantitativo en el crecimiento económico del país, donde hubo un trato especial a los campesinos de los lugares más lejanos, se construyeron más escuelas que nunca antes en la historia, se democratizaron y transparentaron las contrataciones públicas, salvo algunos críticas, se creó el sistema 9-1-1 de más calidad de la región, se innovó en el sistema de transporte público con la construcción del Teleférico, se crearon las tandas extendidas en las escuelas públicas, así como las estancias infantiles para que las madres pudieran dejar a sus niños bien cuidados, mientras salían a trabajar. El gobierno de Danilo Medina fue muy orientado a mejorar la calidad de vida y el poder adquisitivo de la gente y donde creció como nunca antes, la clase media de la República dominicana.


En el marco de las reclamaciones sociales, la sociedad de clase media que el PLD robusteció con el buen manejo de la economía en sus gobiernos, más tarde perdió apoyo de la misma y más lejos, se lo agenció en contra, por un cambio de expectativas y de reclamos, que el partido morado no supo ajustar para mantener el apoyo de dicha clase. Los reclamos y las movilizaciones sociales ya no eran por falta de empleos, ni por la miseria, ni por el hambre, ni por falta de agua o energía eléctrica. El centro de las movilizaciones fueron: la corrupción, la impunidad y la falta de transparencia, valores que en el interés colectivo cuando el PLD asume el poder en el 2004 estaban en el lugar 12 y 13 según encuestas de la época y que luego del año 2016, pasaron a ocupar el lugar principal en la opinión pública e interés del electorado.


No interpretar ese cambio de expectativas de la clase media, más la división interna con la salida de Leonel Fernández y no haber elegido al mejor candidato para que compita en el más importante certamen electoral de la década, hicieron que el PLD indiscutiblemente perdiera el poder a pesar de haber gobernado de forma correcta los destinos de la nación dominicana. El PLD se encuentra en los preparativos de un congreso que promete renovar por completo su estructura partidaria, mientras gran parte de su dirigencia expresa; que sino hacen una renovación transparente y participativa, abandonaran la organización morada. El PLD tiene una oportunidad de oro de actualizarse y organizarse lo más pronto posible, para dedicarse por completo a la reconquista del poder.

Autor: Anibal Castillo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.