El Gobierno reaviva la división sobre la paz en Colombia

LIDERES POLÍTICOS. El manto de la polarización ha vuelto a cubrir Colombia. La división sobre el proceso de paz y los acuerdos con las FARC alcanzados en 2016 nunca había desaparecido del todo, pero en los últimos meses se mantuvo en el segundo plano de la rutina política, como ruido de fondo, en cualquier caso lejos de los vendavales del caso Odebrecht y de la grave crisis venezolana. La decisión del presidente, Iván Duque, de reformar el tribunal encargado de juzgar los crímenes de la guerra reactivó ese debate que, en realidad, es más que una simple discusión. Sobre el papel, lo que puede hacer temblar lo pactado con la antigua guerrilla son seis de los 159 artículos de la norma estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz .

Aparentemente, un asunto menor, técnico e insuficiente para despertar pasiones. No es así, porque en torno a ese sistema de justicia, que investiga a todos los actores del conflicto, de los exguerrilleros a los militares, se ha construido el discurso de reconciliación que da sustento a los acuerdos. Duque presentó hace dos semanas objeciones formales a la ley que reglamenta su funcionamiento con la aspiración, aseguró, de mejorar el modelo. En al menos dos casos, estos reparos pueden tener consecuencias en los delicados equilibrios del partido nacido del grupo insurgente, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, que se sienta en el Congreso desde el pasado mes de julio.

En el trasfondo hay una controversia, sobre todo política, que aún no está resuelta, ya que el excomandante de las FARC Jesús Santrich está detenido desde hace un año con la acusación de narcotráfico y reclamado por la justicia de Estados Unidos. Han pasado siete meses desde que asumió el cargo y Duque había prometido que haría modificaciones a esta jurisdicción. Sin embargo, el alcance de la decisión es impredecible por los efectos que pueda tener en las filas de los exguerrilleros, ya sumidas en el descontento. Finalmente, dio un paso que contenta al ala dura de su partido, el Centro Democrático, y su fundador, el expresidente Álvaro Uribe, y que coincide con las críticas vertidas por el fiscal general, Néstor Humberto Martínez.

Miles de personas se han movilizado en defensa de la JEP, aunque el presidente afirmó el pasado jueves durante una visita a Chile que «lo que se está dando en este momento en Colombia es una gran oportunidad para un consenso institucional, para un consenso político». Su objetivo, asegura, es «avanzar hacia tener esa justicia transicional que nos una a los colombianos».«Estamos a tan solo seis artículos de lograr ese importante avance y eso es lo que me parece que tenemos que resaltar»,manifestó Duque.

PUBLICIDAD
Hamilton Márquez Diputado (San Juan)

Deja un comentario

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribir  
Notificar de