Abogados Morrallas y la democracia

Los ciudadanos tenemos que entender que la democracia significa que el pueblo es el titular del poder político, es por eso que la palabra democracia se refiere al “Gobierno del pueblo” claro está el pueblo no lo hace sino a través de sus representantes, a este sistema se le llama democracia indirecta o representativa.

Veo con mucha preocupación las opiniones de algunos juristas constituidos en Morrallas, con relación de no celebrarse el proceso electoral del 5 de julio el presidente de turno tienes que continuar hasta que se elija a su sustituto lo cual es falsos de toda falsedad, el mandato presidencial, senatorial y diputados termina el 16 de agosto a las 10 de la mañana del año 2020 y ni un día más.

Es por eso que voy a citar los artículos 124 y 126 de nuestra constitución.
Artículo 124. El poder ejecutivo se ejerce por él o la Presidente de la República, quien será elegido cada cuatro años por voto directo y no podrá ser electo para el período constitucional siguiente.
Artículo 126. El presidente y el vicepresidente de la República elegido en los comicios generales, prestará juramento a su cargo el día 16 de agosto a su elección, fecha en que termina el periodo de las autoridades salientes. Y sus anexos 1 y 2.

La democracia indirecta tiene algo de similar con la aristocracia, ya que en ambos regímenes son unos pocos quienes conducen los destinos del conjunto; sin embargo la enorme diferencia es que, en democracia, a ese grupo reducido de gobernantes los elige el pueblo. De allí la importancia de entender qué tan ligados están la democracia y el voto, porque por medio de éste el pueblo delega el poder político a sus representantes para que éstos lo ejerzan por el tiempo y bajo las modalidades que la Constitución Dominicana establece.

Es por ello que no hay democracia sin sufragio; es por ello que resulta indispensable entender que el voto no sólo sirve para elegir autoridades (en todo caso ésa es su consecuencia visible e inmediata), sino también para sostener la democracia. El día de la elección cada elector está cumpliendo una función pública constitucional; está poniendo su grano de arena para que las instituciones continúen funcionando y para que la democracia siga existiendo. Pues ésta es la utilidad no visible del sufragio, la virtud oculta, aunque la verdaderamente importante.

Naturalmente que al elector le importa quién gana la elección, así como también que el candidato al que ha elegido no traicione luego, durante la gestión, el mandato conferido; pero la satisfacción que debe llevarse el votante al sufragar, es la de saber que, con ese simple acto, ha sido protagonista del fortalecimiento de un sistema que, como el democrático, tiene hoy en día un significado mucho más amplio que el de elegir autoridades, ya que constituye un verdadero estilo de gobierno a través de cual las autoridades deben gobernar para el bienestar general, y un estilo de convivencia basado en la existencia de valores tales como el respeto y la solidaridad entre los miembros de la sociedad.

Entiendo que con esta pobrísima campaña electoral, el dilema de algunos es cómo superar las angustias del Covid-19 que nos afecta para poder ejercer nuestro derecho al voto, es por eso que el siguiente razonamiento nos debe servir como aliento para no dejarnos confundir y reclamar nuestros derechos de elegir y ser elegidos, de ir temprano a las urnas claro está tomando las medidas preventivas de continuar esté virus. Tenemos que hacer valer nuestros derechos y así generar el cambio que requiere nuestra sociedad.

Por: Becker Márquez Bautista.

Deja un comentario

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscribir  
Notificar de